NOTICIAS

Send to a friend

Es urgente devolverle al país la esperanza en la justicia

Desconcierto nacional, la columna de Diana Seminario

Es urgente devolverle al país la esperanza en la justicia, erradiquemos la idea de que la coima es parte de nuestra cultura

 

Si bien desde el viernes se iniciaron las primeras capturas relacionadas con los sobornos entregados por Odebrecht a funcionarios del Estado, subsiste en el país una sensación de impunidad que solo podrá ser diluida cuando la población perciba que los verdaderos culpables empiezan a pagar por sus delitos.

Resulta además lamentable que la defensa del ex funcionario Edwin Luyo, miembro de la licitación de la construcción del metro de Lima cuando Enrique Cornejo fue ministro de Transportes, considere que el medio millón de dólares recibidos por su cliente, sean parte de “la cultura del diezmo”. ¿Tan acostumbrados a la coima?

Declaraciones como esta y que el propio Luyo señale que “no actuó solo”, y que “la pita se rompe por el lado más débil”, solo contribuyen a la percepción de que estamos lejos de dar con los grandes receptores del dinero sucio.

Existen otros elementos que contribuyen a aumentar el desánimo nacional, como comprobar que aún convalecientes de los estragos de la corrupción filmada por Vladimiro Montesinos, el Perú tuvo una feroz recaída durante el gobierno de Alejandro Toledo. Según las confesiones de Odebrecht, los pagos ilegales más abultados se dieron durante esa administración. Sí, el gobierno que siguió al de Fujimori y Montesinos. No aprendimos nada.

Justo una semana antes de que se iniciara la danza de las detenciones, el ex presidente Alejandro Toledo dejó el país, en medio del rumor de fuga. Aclaró que no se corre, pero que sus obligaciones académicas en Stanford lo hicieron viajar a California, de madrugada y en un vuelo con escala en Panamá. Lamentablemente para Toledo, y para indignación de la opinión pública, el ex presidente no tiene ningún curso que dictar. ¿Por qué no nos sorprende?

Y aunque aún las precisiones y nombres sobre los pagos irregulares de Odebrecht entre el 2001 y 2006 no se conocen al detalle, la fiscalía adelantó que Josef Maiman, parte del círculo más cercano de Toledo, recibió 91.667 dólares de la empresa brasileña Camargo Correa, pero que en realidad este fue solo un adelanto del total de los US$6 millones de sobornos para la carretera Interoceánica-tramo 4.

Que Toledo haya salido del país sin ningún obstáculo, revela que la justicia no mide a todos con la misma vara, o que se le escapan las tortugas, como el caso del ex viceministro Jorge Luis Cuba, a quien la policía intentó capturar el 20 de enero, cuando él viajó el 24 de diciembre, tres días después de conocerse las confesiones de Odebrecht que lo involucran directamente.

¿Y los Humala-Heredia? De ellos se ha dicho que recibieron US$3 millones de Odebrecht para financiar la campaña electoral del 2011. Y aún está en investigación la corrupción en la concesión del gasoducto sur dada en pleno gobierno de Ollanta y Nadine.

Resulta devastador para la democracia que funcionarios de los tres últimos gobiernos estén cuestionados por uno de los casos de corrupción más grande que se haya visto en América Latina.

Es urgente devolverle al país la esperanza en la justicia, erradiquemos la idea de que la coima es parte de nuestra cultura. Los culpables de los delitos tienen nombre y apellido, el cargo que hayan ocupado no los hace menos responsables, tampoco intocables. (Fuente El Comercio publicado el 23 de Enero de 2017).

Aceptamos tarjetas de crédito MasterCard, Visa, Ripley, Metro y Dinners